Ángeles en el Infierno E-mail
Opinión

Por: Andrés Sandoval, Carlos Andrés Santiago

Niños en la guerra Niños en la guerra

Read in english, Click here

“Ingresaron unos hombres armados a la finca donde mi madre trabajaba junto a mis dos hermanos, nos hicieron poner en fila mirando hacia el frente, mi madre y mis hermanos fueron muertos de muchas balas, a mí me golpearon y no recuerdo más nada. Solo vi a mi familia en el suelo muerta junto a otros campesinos de la vereda. Ellos me llevaron, me reclutaron, pude volarme...”

Sandra, 12 años (1)




El uso y reclutamiento de niñas, niños y adolescentes por parte de los grupos armados ilegales viola todos sus derechos fundamentales como la vida, la integridad física y psicológica, la libertad, el derecho a tener una familia y a no ser separado de ella, a tener educación, salud y ser protegidos contra toda forma de violencia.

Este acto atroz constituye un delito según el Código Penal Colombiano, así como una flagrante violación al Derecho Internacional Humanitario, a la Convención sobre los Derechos del Niño, y un Crimen de Guerra por el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

Las FARC, y los demás grupos armados ilegales, a lo largo de muchos años han utilizado y reclutado niños y adolescentes contra su voluntad, obligándolos y forzándolos física y psicológicamente a ingresar a sus filas, donde son sometidos a tratos aberrantes, inhumanos y degradantes, son utilizados como escudo humano, son forzados a presenciar atrocidades o a ejecutarlas personalmente. Además, en el caso de las niñas y adolescentes, principalmente, son violentados sus derechos sexuales y reproductivos al ser víctimas del abuso sexual y luego ser obligadas a abortar.

¿Cómo puede seguir reclamando beligerancia y legitimidad un grupo ilegal compuesto en gran parte por niños sometidos a las peores formas de tortura, humillación y maltrato?

¿Cómo pueden seguir autodenominándose “Ejército del Pueblo”, cuando continúan mutilando los sueños, coartando las libertades y reclutando las esperanzas de inocentes?

Ojalá escuchen el clamor de todo un pueblo, que en multitudinarias manifestaciones se ha volcado a las calles a rechazar sus reiteradas acciones en contra de la población civil que dicen defender. De lo contrario, que la Justicia Colombiana y los miembros de los Organismos Internacionales castiguen con todo el peso de la ley a los victimarios y cabecillas de estas organizaciones terroristas que tanto daño le han hecho a nuestro país.

Los derechos de los niños, niñas y adolescentes son fundamentales, y por esto deben ser garantizados y protegidos por el Estado, la Sociedad y la Familia. Es un compromiso de todos, el generar un ambiente favorable, para prevenir la vinculación de los niños a estos grupos.

¡¡¡El infierno de estos niños debe llegar a su fin!!!

Es nuestro deber garantizarles el pleno disfrute de sus derechos, en una sociedad que clama su pronto regreso a los lugares de los que nunca debieron salir: Su familia y su escuela. Y por eso: ¿Cuál es tu responsabilidad frente a esta situación tan dolorosa que vive nuestro país?

“Por eso estamos dándole duro y parejo a la lucha por una Colombia llena de niños sonrientes detrás de un pupitre aprendiendo, y no de niños muertos detrás de fusiles hambrientos de muerte”.


(1) Informe Misión Diplomática Humanitaria. 2008.
 
Si quieres opinar sobre este tema, te invitamos a nuestra página en la red social Facebook, creando un tema y opinando
 
Proyecto no más niños en la guerra: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

 

CSY en Twitter



CSY en Facebook

Colombia Soy Yo
Colombia Soy Yo