El proceso de Reparación y Reconciliación, ¿A quién y cómo debe ir dirigido? E-mail
Opinión
Por Rosa Cristina Parra, Coordinadora CSY

Reconciliación Reconciliación
Con bastante tristeza he venido observando como la mala información en la dinámica de la salida de la cárcel de 'Oliv o'y 'Karina' ha invisibilizado un proceso que desde las cárceles han venido gestando personas que fueron capturadas siendo guerrilleros y que dentro del proceso de reflexión y en la convivencia con otros compañeros, presos también, se han evaluado como personas que han cometido acciones en contra de la población civil, cohartadas en muchas ocasiones por los cabecillas de un grupo armado ilegal que con mentiras, engaños o amenazas les reclutaron.

 


Hombres como 'Olivo Saldaña', Raúl Agudelo, no son personas que salieron del monte esperando una recompensa a cambio de entregarse o que habían escuchado de posibilidades de irse fuera del país por regresar con personas que tuvieran cautivas.

Más de mil hombres han desarrollado en las cárceles un proceso que no es fruto del programa de reinserción del gobierno. Un proceso que partió de ellos mismos y que con el apoyo de Liduine Zumpolle salió de las cárceles para fortalecerse como un proceso real de reincorporación a la vida civil para personas que pertenecieron a las Farc, a las AUC y al ELN y que dentro de las cárceles decidieron no volver a utilizar las armas como una estrategia de lucha.

Nunca, nunca... debieron haberlas tomado.

Nunca, nunca debieron haber cometido ningún acto contra la población civil.


NUNCA MÁS volveran a las filas de las Farc. Porque ellos mismos lo decidieron, porque ellos mismos exigieron no ser incluidos en la lista de los canjeables.

Ellos comenzaron un proceso de organización de información sobre qué saben de las víctimas, qué saben de las fosas comunes, qué saben sobre los campos minados y están ahí... en las cárceles dispuestos a entregar información.

Que lastima que por mala información, por desconocimiento, hoy se esté poniendo a Karina y Olivo y los demás miembros de Manos por la Paz en el mismo nivel. No conozco personalmente a Karina, no conozco el proceso que ella llevó para regresar y no puedo demeritar el que se haya salido de las Farc y esté dispuesta a volverse objetivo militar por esta decisión, pero el proceso que Olivo y Manos por la Paz han desarrollado no ha estado motivado por recompensas y beneficios jurídicos, pero lo que han hecho y lo que se han comprometido a hacer si permitirá procesos de reparación que si bien nunca serán al 100% por las vidas perdidas, nos permitirá empezar a sanar heridas y sobre todo a reconocer como lograr que NUNCA MAS otras personas ingresen a los grupos armados ilegales.

Pero más allá de Karina o no, es lo que dice Javier Becerra en su nota, ¿la reparación se hace con el Gobierno? ¿un proceso de reintegración se logra con las entidades que 'administran' los recursos de reintegración y reparación? o se hace con una sociedad en pleno que debe estar VERAZMENTE INFORMADA sobre los compromisos que asumen los desmovilizados y donde como sociedad civil asumimos compromisos también para que NUNCA MÁS ellos utilicen las armas y para que NUNCA MÁS una persona decida utilizar las armas para lograr lo que se propone.

 

 

CSY en Twitter



CSY en Facebook

Colombia Soy Yo
Colombia Soy Yo